Sofonisba Anguissola (Cremona, hacia 1535 - Palermo, 1625) fue una pintora italiana considerada la primera mujer pintora de éxito del Renacimiento.

Cultivó especialmente el retrato y el autorretrato, estableciendo nuevas reglas en el ámbito del retrato femenino. A los 27 años se estableció en España, en la corte de Felipe II.

Se le adjudica un significativo papel como eslabón entre el retrato italiano y el español en el siglo XVI además de notable influencia en el desarrollo posterior de este género en Italia.

Su trayectoria resultó un precedente para varias mujeres artistas que habían sido excluidas de la enseñanza académica, de gremios y talleres y del mecenazgo papal, pero que sí encontraron respaldo en las cortes europeas entre los siglos XVI y XVIII.